Tu web de vinilos musicales, blog y podcasts.

Grandes éxitos de todos los tiempos (63): ‘I Like You’ (Donovan)

By on Feb 7, 2018 in Castellano, Entradas blog | 0 comments

donovan

Donovan

Grandes éxitos de todos los tiempos (63): ‘I Like You’ (Donovan)

Nos encontramos en 1973. Hacía varios años que Donovan Philips Leitch no sorprendía con nuevo material a sus seguidores, después de dos discos de diferente factura en su larga discografía como son: ‘Open Road’ (1970) y ‘HMS Donovan’ (1971). El primero, con la ayuda de Mike Thomson a la guitarra, bajo y coros, y John Carr a la batería y coros, pareció significar un nuevo camino hacia un sonido de rock acústico con raíces celtas, que por desgracia no tuvo continuidad. Y el segundo, representó el sueño del propio músico de componer un disco (doble) con canciones dedicadas a los más pequeños que no trascendió en las listas de éxitos.

Así que cuando muchos ya pensaban que la simplicidad de Donovan como compositor, con la tremenda carga que le acarreó el que fuera comparado en inicios con Dylan, le habían arrastrado hacia un callejón sin salida, Donovan dejó a público y crítica anonadados con ‘Cosmic Wheels’ (1973), un disco cargado de energía cósmica a la que Donovan y su esposa Linda Lawrence estaban muy ligados, e inspirado por ‘L’atmosphère météorologie populaire’ un libro del astrónomo francés Camille Flammarion publicado en 1888. Respaldado de nuevo por su productor de los comienzos, Mickie Most, Donovan intentó sumergirse en un nuevo y jubiloso sonido. Y el caso es que lo consiguió. Temas como ‘Cosmic Wheels’, que ofrece título al álbum, ‘Sleep’, y ‘Wild Witch Lady’, recogen mucha influencia de T. Rex, y su disco ‘The Slider’ (1972): en la estructura de los coros, arreglos orquestales, y una cierta intensidad en la que Donovan a semejanza de Marc Bolan, casi grita en las canciones, enfatizando el melodrama de las letras.

 

La edición en España de este gran elepé fue acompañada de polémica y mucha censura. En una época en la que los censores miraban con lupa portadas y escuchaban con sonotone todo lo que se publicaba en nuestro país, ‘Cosmic Wheels’ fue repasado a conciencia

 

La edición en España de este gran elepé fue acompañada de polémica y mucha censura. En una época en la que los censores miraban con lupa portadas y escuchaban con sonotone todo lo que se publicaba en nuestro país, ‘Cosmic Wheels’ fue repasado a conciencia: eliminaron el póster en el que aparecía Donovan desnudo hasta el ombligo, rastrillaron todas las canciones en busca de mensajes ocultos, y solo encontraron algunas líneas “no publicables” en el tema ‘The Intergalactic Laxative’, una cancioncilla de carácter escatológico sobre la excreción en el espacio: “Te preguntarás qué ocurre con el líquido que ellos (los astronautas) consumen / Un tubo es conducido desde la cabeza del pene hasta una unidad en la que es filtrada para su reutilización/”. Y como apremiaba la publicación del disco, obligaron a la compañía discográfica española a insertar un molesto pitido en la “ofensiva” frase en cuestión.

‘Cosmic Wheels’, aunque fue general y gratamente acogido por crítica y público, sus más fieles seguidores prefirieron algunos de los temas que ocupan su cara B, canciones idílicas y sensibles que devolvían al Donovan más conocido y personal, es el caso de ‘The Music Makers’, ‘Only the Blues’, ‘Appearances’, y esa joya que nunca me cansaré de escuchar: ‘I Like You’. Resplandece su voz -menos susurrante que de costumbre- y un arpegio casi hipnótico de guitarra acústica a cargo del propio cantante, los coros casi angelicales de Gaynor Stewart, John McCarthty, Julie Forsyth, Leslie Ash, y Lesley Fyson, a los que se incorporó el propio Donovan, se funden con el bajo circundante de Clive Chaman, los ecos lejanos pero contundentes de la batería de Cozy Powell, y los muy acertados arreglos de cuerda de la mano de Chris Spedding (también guitarra solista en otros cortes del álbum), en los que brilla el violín del australiano Patrick Halling. ‘I Like You’ es lo más parecido a una canción de cuna, un arrullo entre dos amantes con líneas tan sencillas como efectivas: “Te gusté / Me gustabas / Te gusté…me gustabas / Sosteniendo mi corazón en la palma de tu mano /”. Sensibilidad y poesía a flor de piel que los censores al no saber qué foto poner en la portada de la edición española del single, decidieron colocar la previamente censurada que figuraba en el póster de la publicación original británica citado anteriormente, pero eso sí, le taparon el ombligo con un grueso trazo en color negro, no sea que la gente fuera a perturbarse. Cosas de la censura…

 

 


Texto y dibujo – Juan Manuel Escrihuela®