Tu web de vinilos musicales, blog y podcasts.

Grandes éxitos de todos los tiempos (28): ‘Slave To Love’ (Bryan Ferry)

By on Jun 1, 2017 in Castellano, Entradas blog | 0 comments

bryanferry

Durante mucho tiempo, la canción de Bryan Ferry, ‘Slave to Love’, fue considerada por muchos como un alegato a la servidumbre en el amor de una pareja: algo que parece reflejarse en buena parte del vídeo promocional (dirigido por Jean-Baptiste Mondino) que puedes contemplarse en Youtube®. Tendría que ser el propio ex lider de Roxy Music quien desvelara la cuestión en una entrevista: «Es acerca de los sacrificios que un padre (el cantante tiene cuatro hijos con su ex esposa, la modelo Lucy Vogue Helmore) hace por sus hijos». Cierto: repasando las imágenes del vídeo podemos ver como Ferry baila con una niña pequeña hacia el final del mismo, que se supone representa a su hija ficticia para el corto publicitario.

Corría el año 1985 y Ferry publicaba ‘Boys and Girls’, su sexto álbum en solitario, con el que rompía un silencio de más de tres años desde ‘Avalon’, el último y excelente larga duración de Roxy Music que significó el canto del cisne para una de las mejores bandas británicas de la década de los años 70, y siete años desde su anterior entrega en solitario, el álbum ‘The Bride Stripped Bare’ en 1978.

El verdadero secreto de la música de Ferry no es lo que narra en sus canciones,
sino el envoltorio visual que tapiza su obra, y la forma sofisticada con la que nos canta sus canciones

El éxito de ‘Boys and Girls’ fue incuestionable, y el hecho de extraer como primer single, el tema ‘Slave to Love’, en buena medida, significó uno de los mayores aciertos en la carrera solista de Ferry. El sencillo se editó en abril de ese mismo 1985, alcanzando la octava posición de los charts irlandeses, y la décima en los británicos. Con un medio tiempo de lo más sensual, la voz suave y sedosa, casi susurrante, de Ferry, comparte protagonismo con la percusión (durante todo el tema) a cargo de Jimmy Maelen, quien ya se había lucido en el mencionado ‘Avalon’ de Roxy Music. También es lícito aplaudir el gran trabajo de Jon Carin a los teclados, y el de Tony Levin al bajo, así como el solo de guitarra del canadiense Keith Scott que acompaña el estribillo, y el no menos lustroso solo de guitarra del final de la canción, a cargo de Neil Hubbard.

En muchos sentidos, ‘Boys and Girls’, fue comparado como una hábil secuela de ‘Avalon’, a lo que Ferry se apresuró a precisar: «Yo no quería que el álbum fuese la segunda parte de ‘Avalon’, pero es cierto que tiene una continuidad en la que al menos 10 de los músicos de ambos registros son los mismos. Pero tiene algunas diferencias. Siempre se fijan más en mi catálogo con los Roxy como mi cuerpo principal del trabajo, a diferencia de mi carrera en solitario, pero siendo yo el compositor, es lógico que tanto crítica como yo mismo, percibamos que ‘Boys and Girls’ absorbe del sonido y material que escribí con los Roxy«.

Peroratas aparte, lo cierto es que desde sus años glam al lado de Roxy Music hasta su último álbum en solitario ‘Avonmore’ (2014), el verdadero secreto de la música de Ferry no es lo que narra en sus canciones, sino el envoltorio visual que tapiza su obra, y la forma sofisticada con la que nos canta sus canciones, lo que podría explicar el porqué Brian, todavía hoy, siga manteniendo ese fino estilo crooner que se convirtió en su marca registrada.


Texto y caricatura – Juan Manuel Escrihuela®